+52 55 52 83 31 40 Open 8.30am - 5.00pm
Morton Subastas
Live Auction

Subasta de Antigüedades | El Esplendor del Ar...

Thu, Jun 30, 2022 06:00PM EDT
Lot 97

TRÁNSITO DE SAN JOSÉ MÉXICO, PRINCIPIOS DEL SIGLO XIX Óleo sobre tela Detalles de conservación 77 x 118 cm

Estimate: MXN$70,000 - MXN$100,000

Bid Increments

Price Bid Increment
MXN$0 MXN$100
MXN$1,000 MXN$200
MXN$1,200 MXN$300
MXN$1,500 MXN$300
MXN$1,800 MXN$200
MXN$2,000 MXN$200
MXN$2,200 MXN$300
MXN$2,500 MXN$300
MXN$2,800 MXN$200
MXN$3,000 MXN$200
MXN$3,200 MXN$300
MXN$3,500 MXN$300
MXN$3,800 MXN$200
MXN$4,000 MXN$200
MXN$4,200 MXN$300
MXN$4,500 MXN$300
MXN$4,800 MXN$200
MXN$5,000 MXN$500
MXN$10,000 MXN$1,000
MXN$20,000 MXN$2,000
MXN$50,000 MXN$5,000
MXN$100,000 MXN$10,000
MXN$500,000 MXN$50,000
MXN$1,000,000 MXN$100,000
TRÁNSITO DE SAN JOSÉ MÉXICO, PRINCIPIOS DEL SIGLO XIX Óleo sobre tela Detalles de conservación 77 x 118 cm El Tránsito de San José es la narración de su agonía y muerte bajo el amparo de Jesucristo y la virgen María. Dicho pasaje pertenece a los textos orientales apócrifos. La fuente por excelencia donde abrevaron los escritores novohispanos el relato del Tránsito, fue la famosa y harto divulgada obra de la monja concepcionista sor María de Ágreda: Mística Ciudad de Dios. San José a la edad de cincuenta y dos años tuvo que dejar sus labores como carpintero a causa del agotamiento y los achaques perpetrados por las enfermedades. Padeció severamente durante ocho años, bajo el cuidado incesante de María -quien tomó a cargo el sustento de la familia, hilando y tejiendo ajeno-, Jesús y los ángeles. La manutención se hacía cada vez más complicada puesto que Cristo y su madre comían frugalmente pescado y fruta -productos multiplicados milagrosamente por Jesús o traídos por ángeles sirvientes-, mientras que el santo enfermo requería guisos de carne para conservarlo estable. En el transcurso de los nueve días anteriores al óbito, Cristo ordenó a los ángeles que recreasen a su padre nutricio con música celestial. Ya en la víspera de su muerte, San José experimentó un prolongado arrebato de éxtasis que duró veinticuatro horas; en él, le fueron revelados los misterios de la fe, los de la Iglesia y los sacramentos; además, la Santísima Trinidad lo designó como “precursor de Cristo para los Santos Padres del Limbo”. Llegada la hora, solicitó la bendición de María y Jesús; expiró y su alma fue conducida por ángeles. Referencia: Merlo Solorio, Jorge Luis, “Tránsito de San José: una iconografía divergente”, en: Sztuka ameryki lacinskiej 2013, no. 3, pp. 89-106.

Available payment options