+52 55 52 83 31 40 Open 8.30am - 5.00pm
Morton Subastas
Live Auction

Subasta Navideña de Antigüedades

Wed, Dec 7, 2022 05:00PM EST
Lot 160

VERA EFIGIE DEL SEÑOR DE CHALMA MÉXICO, SIGLO XIX Óleo sobre tela Detalles de conservación. 153 x 104 cm

Estimate: MXN$30,000 - MXN$40,000

Bid Increments

Price Bid Increment
MXN$0 MXN$100
MXN$1,000 MXN$200
MXN$1,200 MXN$300
MXN$1,500 MXN$300
MXN$1,800 MXN$200
MXN$2,000 MXN$200
MXN$2,200 MXN$300
MXN$2,500 MXN$300
MXN$2,800 MXN$200
MXN$3,000 MXN$200
MXN$3,200 MXN$300
MXN$3,500 MXN$300
MXN$3,800 MXN$200
MXN$4,000 MXN$200
MXN$4,200 MXN$300
MXN$4,500 MXN$300
MXN$4,800 MXN$200
MXN$5,000 MXN$500
MXN$10,000 MXN$1,000
MXN$20,000 MXN$2,000
MXN$50,000 MXN$5,000
MXN$100,000 MXN$10,000
MXN$500,000 MXN$50,000
MXN$1,000,000 MXN$100,000
VERA EFIGIE DEL SEÑOR DE CHALMA MÉXICO, SIGLO XIX Óleo sobre tela Detalles de conservación. Desprendimientos de capa pictórica 153 x 104 cm Durante la época virreinal fueron frecuentes las pinturas que representaban otras imágenes, generalmente escultóricas. De manera amplia se consideraron "copias", "retratos", "veras efigies" y en ocasiones "simulacros" de dichas imágenes. Por ende, numerosos pintores solían representar esculturas que tenían un alto valor simbólico entre los feligreses, muchas veces sobrepasando el culto y convirtiéndose en "imágenes de gracia", es decir, "aquellas a las que los devotos acudían" […]. Una de las imágenes más veneradas en México desde el siglo XVI es el señor de Chalma. Durante la época prehispánica, en ese mismo lugar y dentro de una cueva se veneraba a un ídolo de Tezcatlipoca, que sustituyeron monjes agustinos por la imagen de un Cristo crucificado. Tradicionalmente, el señor de Chalma se invoca en las causas más desesperadas y cuando ya se ha recurrido a otros santuarios sin encontrar ningún remedio. La peregrinación para visitarlo, iniciada en el siglo XVI, se realiza desde muchos lugares, algunos de ellos tan lejanos como Nuevo México. Una vez en el sitio, los fieles se dedican a orar pero también a bailar con coronas de flores en la cabeza, lo que se considera la mejor ofrenda. Esta pieza muestra lo extendido del culto al señor de Chalma en el tiempo, ya que data del siglo XVIII; se trata de un "verdadero retrato" de la imagen, encargada para un templo lejano al santuario con el objetivo de que los fieles gozaran así de sus bondades. Como en otros casos, la escultura se plasma dentro de su nicho, con una vestimenta más escenográfica que práctica, típica de las imágenes de culto; lo que no le impide tomar un aspecto casi humano, que busca conmover a los fieles. Como para no dejar duda de la autenticidad del retrato se han pintado los floreros que están a sus pies. Fuente: Paula Mues Orts, "Verdarero retrato de talla de Cristo Crucificado", en Pintado en México, 1700-1790: Pinxit Mexici, (México: Fomento Cultural Banamex, 2017), 450. Ana Paulina Gámez Martínez. "Guía Museo Nacional de Arte" (México), 91.

Available payment options

PayPal